fbpx

Ambiente interior sano: de la calefacción a la atemperación

El desarrollo de las técnicas de construcción ha permitido desarrollar sistemas de calefacción quizá muy capaces, pero en los que a menudo se ha subordinado la salud a otros aspectos, como los técnicos o económicos.

Sin embargo, «el acondicionamiento térmico de las estancias de la vivienda y los lugares de trabajo es muy relevante para el ambiente interior». Las condiciones climáticas de muchos territorios de occidente hacen que sea necesario contar con procedimientos para proporcionar el calor adecuado para el bienestar de las personas.

De acuerdo con el IBN-IEB, la gestión del calor debería manejar el concepto de ‘atemperamiento’ en vez del de calefacción. «Este significa una calefacción suave a base de bajas temperaturas (calor radiante), que tiene en cuenta las propiedades térmicas de los materiales y productos de la construcción».

En efecto, en este módulo del Master de Bioconstrucción IEB, cuya próxima edición comienza en abril de 2021, se estudia cómo articular los sistemas y dispositivos de calor en las estancias de modo que se aúne eficiencia y salud para las personas.

Es evidente que la temperatura puede tener consecuencias muy positivas para la salud, en cuanto la oxigenación, la circulación sanguínea, el metabolismo y la vitalidad en general.

Por tanto, a la hora de evaluar el clima interior de un espacio, es necesario considerar muchos apartados. Entre ellos, podemos citar algunos:

  • Temperaturas de las superficies envolvente.
  • Gradientes de calor (diferencias horizontales y verticales de las temperaturas de la estancia).
  • Tipo de calor (convección o radiación).
  • Humedad atmosférica y de los materiales.
  • Movimiento y velocidad del aire.
  • Contenido de bacterias o virus en el ambiente.
  • Campos eléctricos, magnéticos y cargas electrostáticas.
  • Contaminación acústica y lumínica.

 

En el módulo se estudian todos los factores y las claves de la atemperamiento óptima, que a priori debe descansar sobre sistemas basados en radiación. «Estos se corresponden con el calentamiento natural de la tierra por el sol. Con ella no se produce circulación de aire ni de polvo, a diferencia de lo que ocurre con el calor por convección».

Estos temas se abordarán con profundidad en el desarrollo del Master, y también puedes adentrarte en ellos si realizas el Curso de Iniciación a la Bioconstrucción IEB, que comienza el próximo 15 de enero de 2021. Si quieres más información, contacta con nosotros.