fbpx

Aumento del precio de la madera

 

El precio de la madera ha aumentado considerablemente. En algunas regiones, incluso existen cuellos de botella en el suministro de madera y materiales derivados. La propiedad de muchos edificios ya está cambiando a otros materiales de construcción o posponiendo su proyecto de construcción. Las razones las describe Michael Mark, propietario de una Asesoría en Bioconstrucción IBN y experto en todos los aspectos de la construcción en madera. El IBN ofrece una perspectiva.

Cada vez hay más problemas de suministro y/o precios inusualmente altos con la madera y los materiales derivados de la madera. El material de construcción sostenible y popular en la biología del hábitat parece haberse vuelto escaso.

Las causas de esta evolución son complejas y globales. No hay una respuesta sencilla. He aquí un breve resumen de la situación:

  • La inusual sequía en Canadá, uno de los más importantes proveedores de madera para el mercado norteamericano, que probablemente pueda explicarse por el cambio climático, provocó la destrucción de 180.000 kilómetros cuadrados de bosque debido a la propagación del escarabajo del pino de montaña. Esto equivale a la mitad de la superficie de Alemania. También en Europa y Rusia los bosques están siendo destruidos por la sequía y las subsiguientes infestaciones de plagas de la madera, como el escarabajo de la corteza, así como por el fuego.
  • La última administración estadounidense del presidente Trump introdujo un arancel del 20 % sobre las importaciones de madera blanda canadiense en 2017.
  • Con el estallido de la pandemia de coronavirus, los aserraderos canadienses temieron que la demanda de EE.UU. disminuyera considerablemente y, en algunos casos, cerraron sus operaciones. Sin embargo, ocurrió lo contrario: los y las estadounidenses tuvieron tiempo para reformar y construir durante la pandemia, por lo que la demanda de madera aumentó. Los aserraderos de Canadá volvieron a abrir, pero tuvieron grandes problemas debido a positivos por coronavirus en su plantilla o porque antiguos/as empleados/as habían buscado otros trabajos mientras tanto. Algunas de ellas tuvieron que cerrar temporalmente o reducir su capacidad. Un interminable ir y venir.
  • La incertidumbre de las entregas desde Canadá, la falta de suministro de los bosques canadienses y los aranceles punitivos hicieron que los precios de la madera para construcción se dispararan.
  • Las empresas estadounidenses se dirigieron a Europa y compraron madera para construcción en cantidades importantes, especialmente en Alemania. Solo en el primer semestre de 2020, las exportaciones alemanas de madera a Estados Unidos aumentaron un 55,4 %. En promedio, los aserraderos y comerciantes alemanes suministraron un 40 % más de madera a los Estados Unidos en 2020. La clientela estadounidense también pagó hasta un 300 % más por la madera alemana y austríaca que la europea.
  • Rusia impuso la prohibición de exportar «madera en rollo» para generar más valor añadido en su propio país a través de su propia producción de madera aserrada. Otro actor mundial y gran cliente de la madera rusa también se desplazó a Alemania: China, que compró grandes cantidades de madera, especialmente la llamada madera de escarabajo (plaga del escarabajo de la corteza), que es muy adecuada como madera de construcción en áreas no visibles.
  • También en Europa, y especialmente en Alemania, la demanda de madera ha aumentado considerablemente. Durante el confinamiento, la demanda interna de madera para terrazas y jardines se disparó. Y la proporción de edificios prefabricados, es decir, la proporción de edificios de madera entre las nuevas construcciones de viviendas unifamiliares y adosadas, aumenta constantemente. Mientras que el 19,6 % de los nuevos edificios privados eran de madera en 2018, la cuota era ya del 22,5 % en 2020. Si se tiene en cuenta que la proporción en el año 2000 era del 13,5 %, se observa un aumento importante de la construcción en madera.
  • El hecho de que los acontecimientos descritos hayan provocado una escasez temporal y un enorme aumento de los precios en el mercado de la madera para construcción no es sorprendente desde el punto de vista económico.
  • Los aserraderos alemanes procesaron unos 25,2 millones de metros cúbicos de madera blanda aserrada en 2020. La demanda interna fue de unos 21 millones de metros cúbicos. Hay voces dentro del sector forestal local que afirman que el aprovechamiento de la madera podría ampliarse considerablemente sin problemas. Sin embargo, la propiedad de los bosques es reacia a hacerlo, ya que son quienes menos se benefician de las actuales subidas de precios. Les gustaría que el precio del metro cúbico de su madera cosechada fuera mucho mayor y que los grandes beneficios se distribuyeran de forma desigual: Los aserraderos y los exportadores se llevarían la peor parte.
  • Hasta ahora, muchos/as profesionales de la construcción esperaban que el mercado se calmara sensiblemente en los próximos meses. Esperemos que esto no sea una mera ilusión. No sería sorprendente que los cuellos de botella de la oferta y el aumento de los precios continuarán en 2022.


Comentario del IBN

La situación descrita es lamentable. Al fin y al cabo, la madera es uno de los materiales de construcción más sostenibles de todos, también porque retiene el CO2 dañino para el clima. Por eso es importante que se utilice más madera en lugar de menos.

Quienes construyen deben saber que el precio de la madera, incluso en el caso de una casa de madera, tiene un impacto menor en los costes totales, que se componen de muchos costes, por ejemplo, el terreno, la planificación, otros materiales de construcción, la ejecución y el desarrollo. Muchas empresas también cuentan con contratos de suministro a largo plazo y buenas relaciones con proveedores de madera y siguen recibiendo madera a precios moderados. Además, los precios de muchos otros materiales de construcción se han incrementado considerablemente.

Suponemos que la situación del mercado volverá a calmarse. Sin embargo, en nuestra opinión, el precio de la madera no volverá a los «niveles anteriores a la crisis». La madera fue muy barata durante muchos años y ruinosa sobre todo para la propiedad de los bosques. En este contexto, la situación actual también puede considerarse un ajuste del mercado.

Michael Mark

 

Autor: Michael Mark, dirige una Asesoría en Bioconstrucción IBN, en 5091 Unken, Austria

 

Artículo publicado originalmente en Baubiologie Magazin>