fbpx
oekologie_gestaltung_hero

Diseño y ecología

¿Cómo se relacionan las cuestiones sobre ecología con la forma en que configuramos nuestro entorno vital cotidiano? ¿Y qué importancia tiene esto para nuestro propio bienestar, así como para nuestro medio ambiente y la naturaleza?

Cada vez más personas son conscientes de que el uso de materiales naturales tiene una influencia significativa en la salud y el bienestar. Por eso, por un lado, se da importancia a evitar la exposición a sustancias nocivas. Por otro lado, también se trata de la calidad especial de los materiales naturales: el material «madera» es algo muy diferente del material «plástico», por ejemplo, y todo el mundo lo experimenta muy claramente. La madera no se «fabrica», se crea en un proceso natural, «crece». Esto es lo que le imprime un carácter especial.

Diseñar espacios habitables con madera significa crear un entorno que comunique esta sensación de vida, una cualidad que puede crear un equilibrio con nuestra realidad cotidiana, a menudo tecnificada. Lo que también es muy buscado y apreciado.

Efecto de las formas

Pero más allá de eso, en mi trabajo como diseñador de madera, hay una cuestión que me preocupa especialmente: ¿se puede hacer visible esta cualidad de lo vivo también a través del diseño y la forma? ¿Acaso la madera, un material vivo, no exige un diseño apropiado?

Y siempre me ha parecido contradictorio que se enfaticen las propiedades «naturales» de la madera en el diseño de espacios habitables, muebles, puertas, etc., pero luego se haga visible la actitud sobria y técnica del zeitgeist (espíritu de la época) actual a través de la forma y el diseño, que es lo que en última instancia da lugar a todos los problemas ecológicos de hoy.

Porque no son indiferentes las formas de las que nos rodeamos: nos afectan, y de manera muy profunda. Aunque normalmente se experimente de forma inconsciente, la forma en que diseñamos nuestro entorno tiene un impacto significativo en nuestra actitud ante la vida y hace visible cómo nos experimentamos y percibimos y nuestra relación con el mundo.

¿Cómo se puede diseñar el entorno de tal manera que pueda surgir una sensación de estar en casa y, por lo tanto, de significación? A menudo me he hecho esta pregunta.

Hoy vivimos en unas condiciones en las que la viabilidad técnica está en primer plano en todas partes; se ha perdido la experiencia y la comprensión de lo vivo (en la naturaleza pero también en las relaciones interpersonales). El resultado son problemas sociales, emocionales y ecológicos.

Y aquí radica una importante tarea para el diseño: a través de formas vivas, se puede crear un contrapeso y un equilibrio a estas tendencias. Es un fenómeno reciente que los objetos se diseñen de forma puramente «fáctica» y «sobria». Si se observa un mueble de más de cien años de antigüedad, se puede ver que las cosas eran diferentes en el pasado. Y por ello, la gente vivía en un entorno que le «hablaba» de una manera completamente diferente a la actual.

Lo que se perdió como resultado puede (y debe) volver a encontrarse hoy de una manera completamente nueva. Diseñar el entorno vital de manera que «hable» de manera viva es algo que cada vez más personas consideran importante hoy en día. ¿Qué hace que una forma esté «viva» y qué efecto provoca?


(1) Una escultura de este tipo se crea por el/la artista mediante una intensa interacción con las fuerzas de la naturaleza.
(2) El marco para una puerta de entrada de forma orgánica es elaborado por el autor de este artículo, Heiko Moser-John
(3) Armario de peral

La relación con lo vivo

A diferencia de lo inanimado, lo vivo no es fijo ni estático. La vida es movimiento. Donde hay vida, hay movimiento, crecimiento y transformación. Y sólo se puede entender a los seres vivos si nos involucramos y adaptamos nuestra propia experiencia. El desarrollo y el crecimiento no pueden entenderse desde la distancia, sino sólo participando y experimentándolos. Hasta cierto punto, hay que despertar las fuerzas vivas en nuestro interior, igual que están activas fuera en la naturaleza.

Al crear formas vivas o al observarlas y experimentarlas, se hace exactamente eso. Es una interacción interna con las fuerzas que también se encuentran en la naturaleza. Sin embargo, no de tal manera que las formas naturales simplemente se reproduzcan, sino de manera que estas fuerzas puedan ser tratadas libremente.

Esto tiene una gran influencia en toda la actitud ante la vida. Sentimos menos aislamiento y «exclusión», en su lugar nos «involucramos» y, por tanto, incluimos en un contexto más amplio. Este sentimiento de aislamiento y incomunicación es un estado de ánimo propio de los tiempos modernos. Y nuestro entorno de vida moderno, en gran medida mecanizado, es tal que da lugar constantemente a esta sensación.

El desarrollo tecnológico ha alejado a las personas de la naturaleza y, por tanto, de los seres vivos. ¿Qué es la tecnología? La tecnología es el dominio de las fuerzas de lo inanimado. Esto dio lugar a la comodidad y a las posibilidades de vida individual de las que hoy ya no queremos prescindir. Pero aunque esto funciones, en el exterior conduce a la destrucción del medio ambiente y la naturaleza (como muestran claramente los problemas ecológicos), y en el interior surge el descrito sentimiento de aislamiento, que puede expresarse, por ejemplo, en la adicción y la depresión.

Por lo tanto, hay que encontrar un nuevo acceso a las fuerzas de la vida, pero la solución no puede residir únicamente en un retorno a la naturaleza. Lo que en el pasado le fue dado a la gente a través de su estrecha conexión con la naturaleza debe ser encontrado de nuevo hoy como una capacidad creativa. Y esto también puede conducir a una nueva relación con la naturaleza que se basa en la comprensión y el respeto en lugar de la explotación y utilización.

La belleza en lo cotidiano

Para mí, trabajar con la madera de forma artesanal y creativa ofrece la posibilidad de concretar esos pensamientos. Cuando se crea un mueble, una puerta de entrada o cualquier otra cosa para una situación con determinadas necesidades y requisitos, la pregunta es siempre: ¿cómo se puede dar la misma importancia a las respectivas condiciones prácticas muy reales y a una experiencia vital? Y cuando esto se consigue, el resultado es la «belleza». Hoy en día, la experiencia de la «belleza» se considera mayoritariamente como algo puramente subjetivo, y por tanto como algo que no tiene la misma importancia que el uso funcional. La belleza es entonces un «plus», un lujo. Pero esto ignora algo bastante esencial.

¿En qué consiste la percepción de la «belleza»? ¿Por qué, por ejemplo, se experimenta la naturaleza como «bella»? Por un lado, esto tiene que ver con el hecho de que allí se experimentan fuerzas que son constructivas, en contraste con las fuerzas degradantes del entorno tecnificado actual. Por otro lado, también tiene que ver con el hecho de que la naturaleza forma un contexto amplio y armonioso con el que nos podemos sentir en conexión. Y es una necesidad humana básica experimentar cómo la propia vida forma parte de un todo más amplio.

El diseño del entorno vital influye de manera significativa en la posibilidad de esta experiencia. Y, por tanto, en la relación con todo el entorno, con el medio social y con la naturaleza.

Heiko Moser-John

Heiko Moser-John es diseñador de madera y maestro carpintero, además de director del taller de carpintería Camphillwerkstätten Hermannsberg

 

Artículo publicado originalmente en Baubiologie Magazin>

Traducido al castellano por IEB /diciembre 2021