fbpx

Eliminación del moho: desinfectado no significa eliminado

 

La desinfección tras un daño por humedad sin retirar los elementos del edificio infestados de gérmenes no es una reparación profesional.

Una y otra vez nos encontramos con el llamado saneamiento del moho, en el que la aplicación de desinfectantes y la restauración de las superficies visibles se presenta como un saneamiento profesional. Por el contrario, sólo la eliminación real de los elementos agentes microbianos es profesional, lo que suele implicar el desmantelamiento de los componentes del edificio afectados.

Numerosos estudios microbiológicos han demostrado que, tras una infestación de moho, la eliminación mediante desinfectantes tiene poco efecto y que tanto los componentes germinables como los otros integrantes del moho permanecen. Una de las razones es que en la práctica no es posible utilizar desinfectantes con la concentración y el tiempo de exposición necesarios en una zona realmente amplia: siempre hay rincones a los que no llega el desinfectante, por no hablar del efecto en las cavidades o en la profundidad de un elemento constructivo.

En particular, la desinfección de las capas de aislamiento de la solera, que varios fabricantes han propagado repetidamente como eficaz, no ha demostrado ser muy exitosa en la práctica si se examina más de cerca, ya que apenas es posible distribuir el agente en toda la zona, incluso en un proceso de inundación, y por lo general todavía se puede detectar una considerable contaminación microbiana en el muestreo posterior. Lo mismo ocurre con el pulverizado o la inyección de espuma en las oquedades. El autor ha realizado muestreos tras numerosas medidas de desinfección de este tipo, que prácticamente siempre han podido demostrar una carga crítica de las zonas desinfectadas, también con material germinable. Además, algunos desinfectantes pueden tener efectos muy perjudiciales para la habitabilidad posterior y provocar daños en el tejido del edificio.

Por ello, no es de extrañar que las «Directrices para la eliminación del moho de la Agencia Federal de Medio Ambiente Alemana» (UBA) de 2016 (que se corresponde en gran medida con la versión de 2005) prevean la eliminación mecánica del moho. En la práctica, esto suele significar el desmantelamiento de los materiales de construcción infestados de moho y no incluye la desinfección. En un comunicado de prensa de la UBA de 2009, debido a la práctica habitual en la industria del saneamiento, se vuelve a señalar explícitamente que el saneamiento profesional debe llevarse a cabo sin desinfectantes. Al fin y al cabo, sólo una pequeña parte del moho está en la superficie accesible a un desinfectante; la mayor parte del hongo ha crecido en el sustrato y forma allí una red de crecimiento, llamada micelio, que puede germinar de nuevo tras las medidas de control.

Aclaración y eliminación de las causas

El primer paso en la planificación del saneamiento es siempre determinar y eliminar la causa. En el caso de los daños por condensación menos evidentes, como los problemas de ventilación o en los sótanos, a menudo descubrimos que la causa no se ha eliminado y que pronto se producirán nuevas infestaciones.

Si bien una infestación de moho de poca importancia puede ser eliminada por quienes residen en el inmueble afectado siempre y cuando no se encuentren en mal estado de salud (=inmunodepresión), si esto no es así, sería necesario contratar a una empresa especializada que tenga suficientes conocimientos sobre aspectos microbiológicos, técnicas de construcción, de secado, desmontaje o demolición con reducción de polvo, sellado de zonas de saneamiento y limpieza fina. Aunque todavía no existe un certificado de competencia prescrito para ello, como por ejemplo según el TRGS 519 para la eliminación del amianto, las empresas certificadas en Alemania por la «Bundesverband Schimmelpilzsanierung e. V.» (Asociación Federal para la Eliminación del Moho) han demostrado su eficacia en nuestra práctica. (BSS), aunque lamentablemente aún no existen en todo el país.

Al igual que en otros proyectos de rehabilitación, el primer paso en la planificación del saneamiento es una evaluación de riesgos para los y las ocupantes del edificio y el personal que lo lleva a cabo, tras la cual se programan las medidas de protección y el desmantelamiento. Para ello, así como para el esclarecimiento de las causas y el seguimiento de la reparación, se recomienda recurrir a especialistas competentes, ya que las empresas de saneamiento suelen estar sobrecargadas con la evaluación o entran en conflicto de intereses durante el seguimiento de la reparación. La pertenencia de especialistas a la «Berufsverband Deutscher Baubiologen e. V.» (Asociación Profesional de Especialistas Alemanes/as en Bioconstrucción) (VDB) o el listado de los «Especialistas en mediciones en Bioconstrucción IBN» (véase baubiologen-verzeichnis.de) son criterios de selección útiles, ya que la formación continua es obligatoria en este caso como parte de la garantía de calidad.

moho

(1) Representación esquemática de los mohos con los principales componentes: micelio, portadores de esporas y esporas. Sólo los portadores de esporas suelen ser directamente reconocibles como infestación | Gráfico: biologa.de (2) Eliminación de moho con extracción directa de gran volumen (método D-MIR®) en el marco de los trabajos de demolición y EPI conforme a la normativa con recuento individual de partículas | Foto: special-clean.com (3) Fresado de superficies de revoco infestadas | Foto: special-clean.com (4) Limpieza fina con aspiración | Foto: special-clean.com

Riesgo para la salud durante la eliminación del moho

En 2006, la Asociación de Seguros de Responsabilidad Civil Patronal para el Sector de la Construcción publicó el (BGI) publicó la Información 858 «Riesgos para la salud debidos a agentes biológicos durante la rehabilitación de edificios» (nuevo en la Información 201-208 de la DGUV), que, de forma similar a la retirada del amianto o del KMF (FMA = fibras minerales artificiales), proporciona directrices para la seguridad laboral en relación con las medidas de sellado, el mantenimiento de la presión negativa, el trabajo con poco polvo y el equipo de protección individual (EPI). Sin embargo, en la actualidad existen sistemas de extracción muy eficaces que generan una fuerte presión negativa directamente en la zona de desmantelamiento con un caudal de varios miles de m3/h, de modo que los hongos y el material de derribo se eliminan directamente en la zona afectada y, por tanto, no es necesario un sellado exhaustivo (el llamado método D-MIR®). El desembolso de capital para un sistema de extracción de este tipo es asumible, por lo que es sorprendente que hasta ahora sólo unas pocas empresas ofrezcan este sistema. El uso del EPI, es decir, un traje completo transpirable con protección respiratoria según la clase de riesgo, se ha establecido entretanto de forma generalizada entre las empresas de descontaminación.

Cada material requiere un tratamiento individual

Durante el saneamiento, los materiales infectados por el moho deben limpiarse, si es posible, y eliminarse en caso contrario. La limpieza de superficies lisas, como el cristal, es posible sin problemas, pero se complica con los azulejos debido a las juntas porosas. En el caso del yeso infestado, la eliminación por fresado o picado es inevitable, las placas de yeso deben sustituirse por completo y con una gran distancia de seguridad de las zonas infestadas, lo mismo se aplica a los materiales de aislamiento en la zona infestada. En el caso de muchos materiales aislantes, la infestación de moho sólo puede detectarse en el laboratorio, por lo que los materiales aislantes deben sustituirse con la mayor extensión posible o según los resultados del laboratorio. Los materiales aislantes naturales suelen verse muy afectados por los daños causados por la humedad, por lo que rara vez se conservan. Incluso el aislamiento de poliestireno en las construcciones de pisos suele estar tan contaminado por los microbios tras varias semanas de humedad que se recomienda su sustitución. Por lo general, la madera puede lijarse o cepillarse, aunque hay que tener en cuenta la contaminación residual en las juntas, uniones y grietas.

Los elementos húmedos deben ser eliminados o secados. Si ya están infestados de moho, el secado es innecesario, ya que la retirada es necesaria de todos modos. Especialmente en el caso de elementos de suelo que han estado empapados durante años tras un daño por humedad que ha pasado desapercibido durante mucho tiempo, el secado es inútil porque es más que probable que se produzca una contaminación relevante. En lugar de llevar a cabo una evaluación que requiere mucho tiempo, tiene más sentido comenzar inmediatamente con la retirada.

Especialmente crítico: capas de aislamiento de la solera

Desde mediados de 2013, la Agencia Federal de Medio Ambiente ofrece un proyecto modelo de evaluación para la carga microbiana de las capas de aislamiento en los elementos de pavimentos. Aunque los criterios de evaluación siguen siendo objeto de debate, la mayoría de especialistas coinciden con la Agencia Federal de Medio Ambiente en que, si la humedad permanece en las capas de aislamiento de la solera durante meses o incluso años, su sustitución es difícilmente evitable por las siguientes razones: las cargas microbianas suelen estar muy por encima de los niveles de fondo aceptables y, si la capa permanece, existe el riesgo de que se produzcan peligros para la salud debido a las emisiones de partículas y gases de moho procedentes de la estructura de la solera, así como molestias por olores. En consecuencia, en el citado proyecto de la UBA no se recomienda la toma de muestras en caso de periodos de humedad muy prolongados, sino la retirada inmediata.

Limpieza fina

Una vez finalizada la eliminación del moho, debe realizarse una limpieza fina antes de introducir nuevos materiales y de iniciar las medidas de rehabilitación o reforma. La limpieza fina debe eliminar las esporas y los fragmentos de hongos, es decir, el objetivo debe ser conseguir un entorno prácticamente libre de polvo, por lo que todas las superficies deben aspirarse con una aspiradora potente con un filtro de polvo fino (filtro de clase H). Al aspirar, se debe utilizar un accesorio de cepillo de cerdas largas para eliminar mecánicamente las partículas de las superficies. Los textiles que se encuentren cerca de la infestación, pero que no estén directamente infestados, deben lavarse a una temperatura lo más elevada posible, y los muebles tapizados deben eliminarse a ser posible, dependiendo de la extensión de la infestación. No se debe olvidar limpiar, por ejemplo, los radiadores o los filtros de las unidades de ventilación.

Una vez terminada la limpieza fina y antes de iniciar las medidas de reforma, debe realizarse una medición de control de la eliminación de microorganismos como prueba de que ya no hay concentraciones elevadas de moho.

Las intervenciones constructivas profesionales después del saneamiento, como el aislamiento de los puentes térmicos o el sellado de los elementos del edificio afectados por la humedad, evitan una nueva infestación de moho y deben planificarse como parte de la evaluación de los daños y la rehabilitación.

 

Thomas Schilling

Ingeniero Thomas Schilling es asesor en bioconstrucción IBN y arquitecto en Múnich.

www.pb-schilling.de

 

 

Artículo publicado originalmente en Baubiologie Magazin>

Traducido al castellano por IEB /febrero 2022