fbpx
Smartphone

¡Olvídate de las antenas de telefonía móvil si tienes un smartphone!

Presentamos un nuevo texto procedente de la revista online del IBN, seleccionado y traducido por Inhar Agirrezabal, miembro del equipo de asesorías en bioconstrucción reconocidas por el IEB.

Hubo una vez un tiempo en que los teléfonos móviles no eran inteligentes, sino sólo teléfonos móviles. Eran simples prótesis de comunicación para llamadas de teléfono en movimiento y sólo hacían lo que se les decía. Quien usaba esta prótesis de comunicación y la estación base de telefonía móvil tenían la palabra: quien usaba el teléfono cuando hacía una llamada o enviaba un SMS, y la estación base con sus tareas para organizar la red.

Una de las tareas de la estación base era «traspasar» la llamada a la siguiente estación base cuando quien usaba un teléfono estaba en movimiento. Otra, pedir a este teléfono móvil de que le informara a intervalos de aproximadamente una hora cuando estuviera siendo conducido o transportado.

No se hablaba de aplicaciones, Internet, correo electrónico, «siempre en línea» y “redes sociales» en ese momento. Eso ha cambiado ahora radicalmente: los teléfonos móviles se han vuelto «inteligentes». Además del desarrollo de hardware altamente complejo en un espacio muy pequeño, un requisito previo decisivo para ello fue que los teléfonos móviles pasaran a ser aptos para Internet. El gran avance llegó en 2007 con el primer iPhone de Apple.

El rango de funciones de los teléfonos, que ahora se llamaban «smartphones», se hizo más y más enorme. Podías estar en línea prácticamente todo el tiempo, la «app» se convirtió en una ayudante omnipresente y aparentemente omnipotente. El smartphone se convirtió en un compañero constante e indispensable para muchos.

Pero con sus características «inteligentes» y la posibilidad de acceso a Internet, los teléfonos inteligentes también desarrollaron una intensa vida secreta propia, independiente de los «determinantes» anteriores, en términos de su comportamiento de transmisión. Si bien la crítica a la telefonía móvil se centró inicialmente en las emisiones de alta frecuencia de las estaciones base, la enorme difusión de los smartphones hace que sus propias emisiones de alta frecuencia sean al menos tan importantes, y en la mayoría de los casos incluso más importantes, ya que los dispositivos «inteligentes», a diferencia de las antenas de transmisión, están situados en las inmediaciones de quienes los usan.

La frecuencia de transmisión del smartphone

Una primera investigación de medición sobre este tema fue llevada a cabo en 2013 junto con la VDB[1] por el Experto en Mediciones en Bioconstrucción Dietrich Ruoff. Demostró de manera impresionante que hay una gran diferencia entre el teléfono móvil clásico y el smartphone en cuanto a la frecuencia de transmisión: el ahora «inteligente» teléfono desarrolla una gran cantidad de actividades de transmisión arbitrarias (Fig. 1).

Teléfono móvil 1
Fig. 1: Típico teléfono móvil en espera, mensaje cada 4 horas (izquierda) vs. teléfono inteligente en espera (derecha), sin aplicaciones en el teléfono inteligente activo, WLAN desactivada; duración de la grabación 4,5 horas cada una (fuente: [3], p. 200)

En los estudios de biología de la construcción, especialistas en mediciones encuentran repetidamente que la situación ha empeorado considerablemente desde 2013. A continuación se presentan, a modo de ejemplo, los resultados de una grabación de teléfono móvil a largo plazo. Las mediciones se llevaron a cabo utilizando un dispositivo de medición de banda ancha y un registrador de datos en una casa adosada con tres residentes: el padre, la madre y la hija de 15 años, que usan teléfonos inteligentes de un modo «normal» para los estándares actuales.

La habitación de la hija está situada justo al lado del dormitorio de la pareja. Las mediciones se tomaron en una cómoda de su dormitorio.

La duración total de la grabación en la Fig. 2 es de aproximadamente 2,5 días: desde el 30/05 a las 7 p.m. hasta el 02/06 a las 8 a.m.

Registro largo plazo
Fig. 2: Registro a largo plazo de las emisiones de radiofrecuencia en la gama de frecuencias de 800 MHz – 2,7 GHz (estaciones base de comunicaciones móviles y teléfonos móviles)

Las líneas negras verticales dominantes representan las emisiones de los tres smartphones de la casa. La intensidad supera la escala de 500 μW/m2. (El voltaje de salida de 5 V del dispositivo de medición de banda ancha corresponde, como orientación, a 500 μW/m2). La «base blanca» inferior representa las inmisiones totales de las estaciones base de telefonía móvil circundantes. El nivel varía a lo largo del tiempo y depende del grado de utilización actual de las estaciones base.

Debido al largo tiempo de registro de unos 2,5 días, las desviaciones individuales se desdibujan entre sí. Por lo tanto, la Fig. 3 muestra una representación menos densa de las inmisiones desde las 8 a.m. hasta la medianoche (= 0 a.m.) de un día.

Registro altas frecuencias
Fig. 3: Extracto del registro a largo plazo de las emisiones de altas frecuencias (día, 8 a.m. – 0 a.m.)

Los huecos entre las altas desviaciones muestran exactamente cuándo no había nadie en casa.

Ni siquiera por la noche no hay paz y tranquilidad, y la intensa actividad de los teléfonos se conserva: en promedio, cada 5 o 6 minutos, los smartphones transmiten por su cuenta (Fig. 4).

Registro a largo plazo 2
Fig. 4: Extracto del registro a largo plazo de las emisiones de alta frecuencia (noche, 23 a.m. – 9 a.m.)

Cualquiera que opere su smartphone de esta manera sin preocuparse por su total funcionalidad tendrá que preocuparse por otras emisiones de alta frecuencia, como las de los detectores de humo inalámbricos en red que transmiten a 10 milivatios una vez por hora o los medidores inteligentes con un intervalo de transmisión de 15 minutos.

¿Cómo se vería la imagen si la medición se hiciera, por ejemplo, en un aula, en una oficina abierta, en el tren, en el cine, en un restaurante o en una cena familiar, cuando diez, veinte o treinta personas con smartphone se reúnen en un espacio reducido? ¡La densidad de pulso sería diez, veinte o treinta veces más alta – un verdadero fuego artificial de telefonía móvil – pero no desde la antena del transmisor, sino desde los propios bolsillos!

¿Qué puedo hacer?

¿Qué se puede hacer ahora para «domar» el impetuoso comportamiento de transmisión de un smartphone?

Se deben considerar al menos tres fuentes de transmisión: telefonía móvil, WLAN y Bluetooth a las que se puede añadir NFC. La WLAN y el Bluetooth pueden desactivarse normalmente de forma fácil e individual en los ajustes del sistema cuando no se utiliza.

Existen varios estados operativos posibles en el comportamiento de transmisión con respecto a la comunicación móvil que pueden limitar considerablemente la funcionalidad del smartphone y, por lo tanto, también su frecuencia de transmisión (Fig. 5).

Nada apagadoNo hay restricciones funcionales, todas las funciones están disponiblesACTIVIDAD DE RADIODIFUSIÓN PERMANENTE
“Datos móviles» desactivadosNada de internet, ni correos electrónicos, ni redes sociales. Telefonía y SMS y funciones offline operativasACTIVIDAD DE TRANSMISIÓN PUNTUAL
Modo avión activadoNo hay Internet, ni correos electrónicos, ni redes sociales, ni telefonía o SMS, sólo funciones offlineNO HAY ACTIVIDAD DE TRANSMISIÓN
Teléfono inteligente apagadoSin funcionesNO HAY ACTIVIDAD DE TRANSMISIÓN
Fig. 5: Funcionalidad y comportamiento de transmisión de comunicación móvil de los teléfonos inteligentes

Típicamente, quien usa un smartphone tiene todo encendido y en funcionamiento. Esto le da la gama completa de funciones y hace que se sienta totalmente conectado en todo momento.

Si se desactiva «Red móvil» -> «Datos móviles» en la configuración del sistema en «Red móvil» -> «Datos móviles», se evitan los numerosos accesos no autorizados de los smartphones a Internet.

Entonces ya no se está «totalmente conectado a la red» y temporalmente se desactiva la constante actividad de las redes sociales (WhatsApp, Facebook, Twitter, etc.). Pero todavía se está disponible para las llamadas telefónicas y los SMS. El terminal ahora sólo hace contacto con la estación base por un corto tiempo, alrededor de una vez por hora, cuando no está «en movimiento». Y por supuesto, con cada transferencia a la siguiente estación base, si está en la carretera. Dependiendo de la velocidad, esto puede ser cada pocos minutos.

Si se activa el modo avión, la telefonía y los SMS se desactivan adicionalmente y se evitan todas las actividades de transmisión, incluyendo WLAN, Bluetooth y NFC. Ahora sólo funcionarán las aplicaciones offline que estén almacenadas en el smartphone (especialmente música, vídeos, juegos). Por lo menos cuando no necesitas todas las funciones y por la noche, se deberían desactivar las conexiones de Internet o activar el modo avión.


Los smartphones y la red LAN Ethernet con cable


Y finalmente, hay una interesante posibilidad de silenciar los canales del smartphone manteniendo la funcionalidad completa: conectar el smartphone a una red Ethernet cableada existente (LAN). Para ello, existen adaptadores que permiten conectar el smartphone a la LAN en la toma del sistema (conector Lightning en iPhone/iPad o Micro-USB/USB-C en otros tipos), tal y como se acostumbra desde el PC o el portátil (Fig. 6). Además de la reducción de la radiación a cero, esto tiene la ventaja adicional de que el volumen de datos móviles utilizables y la batería se conservan extremadamente. En este modo de funcionamiento, el modo avión debería por supuesto estar activado y muchos smartphones lo hacen automáticamente: esto no sólo es realmente «inteligente», sino incluso «sabio».

Adaptador de red
Fig. 6: Adaptador de red con enchufe Apple Lightning para iPhone/iPad a Ethernet LAN RJ45

Consejo para los iPhones:
Para los iPhones con iOS 11 y superiores, WLAN y Bluetooth sólo deben apagarse en los ajustes del sistema y no en el centro de control.

Autor: Dr.-Ing., Dipl.-Wirtsch.-Ing. MARTIN H. VIRNICH (kontakt@baubiologie-virnich.de) de Mönchengladbach es ingeniero eléctrico, Experto en bioconstrucción, Experto en Mediciones de Bioconstrucción IBN y experto para EMF/EMC[2] y miembro fundador del VDB eV.

[1] nota del traductor: Asociación profesional de especialistas alemanes en bioconstrucción

[2] nota del traductor: Baja frecuencia de campos eléctricos y magnéticos/compatibilidad electromagnética (también conocido por sus siglas CEM o EMC)

Bibliografía:
[3] Ruoff, Dietrich: Emisiones de teléfonos inteligentes; en: Actas de la conferencia de la séptima conferencia de EMC «Suministro de energía y comunicación móvil» de la Asociación Profesional de Biólogos de la Construcción Alemana VDB eV del 12 al 13 de abril de 2013 en Munich; Publicado por AnBUS eV; Fürth 2013; ISBN 978-3-9814025-3-7; Pp. 195-204; tinyurl.com/yc8lx9e7

(Permiso de traducción recibido)