fbpx

Productos de limpieza para la higiene en el hogar: la limpieza ecológica vale la pena

Productos de limpieza para la higiene en el hogar: la limpieza ecológica vale la pena

Os presentamos un nuevo texto seleccionado y traducido por Inhar Agirrezabal, miembro del equipo de asesorías reconocidas por el IEB

En los supermercados hay estantes llenos de productos de limpieza y desinfección, cada uno con un propósito diferente. En la última parte de esta serie de artículos, se puede averiguar si esto tiene sentido, qué riesgos se ocultan, en qué se puede fijar para limpiar de forma respetuosa con el medio ambiente y qué agentes de limpieza se necesitan realmente.

«La mayoría de las cosas en el mundo no se rompen por el uso, sino por la limpieza», dijo Erich Kästner, ciertamente sin haber previsto las consecuencias de gran alcance que pueden resultar de la limpieza y sobre todo de los medios utilizados.

La variedad de productos en las tiendas sobrecarga a los consumidores incluso con suficiente declaración de los ingredientes y suficientes conocimientos de química.

En el comercio se pueden encontrar más de 50.000 productos: limpiadores multiusos, productos para el cuidado de los suelos, limpiadores de alfombras, limpiadores sanitarios, detergentes para lavavajillas y lavaplatos, limpiadores para ventanas, tuberías y acero inoxidable, agentes de limpieza, limpiadores higiénicos, desinfectantes, suavizantes y detergentes de diversos proveedores.

Las cifras de ventas y los armarios llenos de innumerables productos en los hogares lo confirman: ¡La higiene es la tendencia!

Esto, básicamente, es bueno, pero también conlleva riesgos.

Riesgos para el medio ambiente

Según la Agencia Federal de Medio Ambiente, cada año se venden aproximadamente 1,3 millones de toneladas de detergentes y agentes de limpieza a consumidores finales privados, lo que significa que 630.000 toneladas de productos químicos entran en las alcantarillas.

La Agencia Federal del Medio Ambiente no proporciona cifras de consumo de la industria, el comercio, la administración y el público. Los problemas ambientales derivados del alto consumo y los ingredientes problemáticos de los detergentes y agentes de limpieza incluyen el enriquecimiento de los nutrientes en las masas de agua o la contaminación de las aguas subterráneas y superficiales, por ejemplo, mediante la utilización de lodos de depuración en la agricultura.

La demanda de los surfactantes más fácilmente biodegradables del aceite de palma, que pueden estar presentes en detergentes y agentes de limpieza hasta en un 30%, está creciendo rápidamente y promueve una mayor deforestación de millones de hectáreas de selva tropical en Malasia e Indonesia.

Algunos ingredientes no son fácilmente biodegradables, otros se consideran peligrosos para los organismos acuáticos, disuelven metales pesados tóxicos de las capas de sedimentos o se acumulan en el medio ambiente.

Las organizaciones de protección del medio ambiente y del consumidor llevan mucho tiempo pidiendo un uso económico y el cumplimiento de la dosis recomendada por el fabricante. El uso de detergentes y agentes de limpieza siempre contamina el medio ambiente.

Sólo podemos mantener esta contaminación lo más baja posible utilizando productos que contengan la menor cantidad posible de sustancias nocivas para el medio ambiente y reduciendo la aplicación y la dosis a un nivel razonable.

Riesgos para las personas

El aumento de la acumulación de contaminantes en el interior de los edificios se debe en particular a las fragancias y los conservantes. Desde 2005, 26 fragancias ya conocidas con un alto potencial alergénico tienen que ser declaradas específicamente como ingredientes si están presentes en el producto en un nivel superior al 0,01%, entre ellas, por ejemplo, las alfa-isometilonas, el limoneno, el linalol, el geraniol o los salicilatos de bencilo.

A los agentes líquidos se les añaden principalmente conservantes como el ácido benzoico, el ácido sórbico, el fenoxietanol, las isotiazolinonas o los llamados separadores de formaldehído, ya que éstos son más susceptibles al crecimiento de bacterias y moho debido a los surfactantes de degradación más rápida que se utilizan en la actualidad.

Al lavar, siempre quedan residuos de detergente en los tejidos, lo que puede provocar reacciones físicas cuando se llevan posteriormente por contacto con la piel. Las fragancias y los conservantes actúan como alérgenos de contacto. Los síntomas son, por ejemplo, dificultades respiratorias, asma, enrojecimiento de la piel, ampollas de llanto, ronchas, caspa, picor o inflamación crónica.

Según declaraciones de la Federación de Alergia y Asma, alrededor del 11,5% de todos los alemanes reaccionan alérgicamente a una fragancia.

Estos nuevos pictogramas de peligro identifican los productos con potencial de irritación de la piel y las membranas mucosas y los ingredientes sensibilizantes

Más información

Asociación Alemana de Alergia y Asma (DAAB) https://www.daab.de/

Agencia Federal del Medio Ambiente (UBA)  https://www.umweltbundesamt.de/

Instituto Federal de Evaluación de Riesgos (BfR)  https://www.bfr.bund.de/de/start.html

Ingredientes

Además de las fragancias y conservantes ya mencionados, los detergentes y agentes de limpieza contienen otras sustancias como surfactantes, fosfatos y fosfonatos, agentes blanqueadores, enzimas manipuladas genéticamente, ácidos, bases, siliconas o blanqueadores ópticos.

Debido a las consecuencias negativas para el medio ambiente, desde 1977 se han impuesto requisitos más estrictos a los detergentes y agentes de limpieza. Los surfactantes deben ser al menos un 80% biodegradables. Esto condujo a la reducción del uso de surfactantes basados en el petróleo y promovió el desarrollo de surfactantes más compatibles biológicamente a partir de las plantas.

El Reglamento sobre detergentes (CE) Nº 907/2006 regula la libre circulación de los detergentes y tiene por objeto garantizar un alto nivel de protección del medio ambiente y la salud humana. También regula el etiquetado de los ingredientes. Las sustancias con un porcentaje de peso de 0,2 o más deben ser declaradas. Los grupos de sustancias, como las enzimas, las fragancias, los blanqueadores ópticos y los desinfectantes y conservantes, deben etiquetarse siempre, independientemente de su contenido de sustancias.

Sin embargo, no es necesario declarar todas las sustancias individuales, por ejemplo, el formaldehído sólo tiene que ser etiquetado con la nota «contiene formaldehído» a partir de una concentración del 0,1% y el aceite de palma, a diferencia de los productos alimenticios, no tiene que ser etiquetado en absoluto. El consumidor no está informado de si el aceite de palma de Malasia también está presente en su producto detrás de los surfactantes aniónicos o no iónicos.

A pesar del aumento de las exigencias, no todas las sustancias nocivas para el medio ambiente de los detergentes se sustituyen por otras más respetuosas con el medio ambiente y también se confirma el creciente número de personas que padecen alergias, por lo que sigue siendo necesario adoptar medidas.

¿Realmente necesitamos un producto extra para cada propósito de limpieza y con ingredientes que son dañinos para las personas y el medio ambiente?

Selección sensata de productos

Para la limpieza del hogar normalmente bastan unos pocos productos. La limpieza del hogar implica la eliminación de grasa, cal, residuos de jabón, bacterias y otras suciedades ligeras o medias. Las medidas de limpieza manual regulares hacen innecesario el uso de limpiadores especiales altamente eficaces.

No es necesario que los desinfectantes se utilicen en absoluto en los hogares. El Instituto Federal de Evaluación de Riesgos enumera los riesgos para la salud, como los accidentes de envenenamiento, la formación de alergias, así como el riesgo de que los microorganismos desarrollen resistencia a los agentes biocidas, y aconseja el uso de desinfectantes en los hogares privados sólo en casos excepcionales.

Limpieza ecológica

En el hogar, los productos simples con efecto para la cal y/o disolución de grasas son suficientes para eliminar la suciedad habitual. Con la esencia de vinagre y/o el ácido cítrico, la cal puede disolverse en las superficies y en los aparatos. Debido a su bajo valor de pH, ambos tienen también un efecto desinfectante y preservador. Pueden sustituir a los limpiadores y desinfectantes antical, de baño y de WC. Los aparatos (por ejemplo, la tetera, la lavadora) se limpian mejor con ácido cítrico.

La grasa se puede disolver con soda (carbonato de sodio). Esto puede sustituir a los limpiadores multiusos, limpiadores de baño, quitamanchas y detergentes para lavar platos. La soda también puede ser usada para lavar platos y para la limpieza de textiles.

Estas sustancias son completamente biodegradables, baratas y de aplicación universal. Puede preparar usted mismo el agente de limpieza necesario añadiendo la dosis adecuada al agua de limpieza o al aparato que se va a limpiar. Puede encontrar más información al respecto y también recomendaciones de dosificación, por ejemplo, en el portal del consumidor de Utopía (https://utopia.de/ratgeber/hausmittel-putzmittel-waschmittel/).

Una alternativa son también los agentes de lavado y limpieza sobre una base ecológica. Pero cuidado: también pueden contener fragancias y conservantes y no son adecuados para todos. En general, son más respetuosos con el medio ambiente, pero pueden contener ingredientes problemáticos y deben utilizarse con moderación.

Las certificaciones ofrecen una buena orientación. La etiqueta ecológica de la UE, el sello del DAAB o las etiquetas medioambientales como «Ecocert» y «Eco Garantie» garantizan una mejor compatibilidad medioambiental, esta última incluso garantiza el cultivo sostenible de las materias primas.

Consejos para los alérgicos

  • Utilice productos sin fragancia y sin conservantes.
  • Los residuos de detergente en los textiles pueden reducirse mediante un ciclo de enjuague adicional, pero sólo si es necesario para ahorrar recursos.
  • Evite cualquier tipo de olor a la habitación.
  • Evite el contacto de la piel con los agentes de limpieza usando guantes.

Autora: Jeanne Siepert (info@impuls-naturell.de), Asesoría y Experta de Medición IBN, vive en Potsdam