fbpx
Mohos, levaduras y bacterias

Higiene del hogar – Parte 2: Mohos, levaduras y bacterias

Os traemos un nuevo texto seleccionado y traducido por Inhar Agirrezabal, miembro del equipo de asesorías en bioconstrucción reconocidas por el IEB. Este texto completa el publicado en este otro post.

En la Parte 1 «Polvo doméstico», se hicieron las primeras aproximaciones para reducir los riesgos en el entorno de la vivienda a través de medidas de higiene sensatas. Especialmente en el campo de la microbiología, la higiene puede jugar un papel importante para nuestra salud.

¡El germen no es nada, el medio es todo!

Claude Bernard, médico francés y fisiólogo (1813-1878)

Si hay daños por moho o agua, la pregunta sobre el origen de los microorganismos se responde rápidamente. Pero, ¿se puede suponer que donde no hay daño, no hay microorganismos? No. Los hongos y las bacterias también entran en el interior a través del aire exterior, dependiendo del entorno de vida. Allí suelen encontrar, en casos normales, condiciones bastante desfavorables para la supervivencia, mueren o esperan una mejor oportunidad. Se eliminan en gran medida cuando se limpia el apartamento. Sin embargo, dondequiera que haya agua, existe un entorno favorable a los microorganismos y éstos pueden colonizar y multiplicarse, lo que da lugar a considerables concentraciones en interiores. Mientras que a los mohos les basta lo húmedo, los hongos y bacterias de levadura prefieren los hábitats mojados.

No sólo la presencia pura de los microorganismos vivos o muertos, sino también los emisiones microbianas (MVOC) liberadas por sus procesos metabólicos pueden conducir a problemas físicos. El contacto permanente y/o excesivo con microorganismos de carácter patógeno (inhalados o ingeridos por vía oral o dérmica) puede dar lugar a síntomas inespecíficos, alergias, pero también a infecciones, micosis y otras enfermedades, especialmente en el caso de un desequilibrio del sistema inmunológico o de sensibilizaciones existentes.

Consejo

Al elegir una vivienda, preste atención a los alrededores. Debido a plantas de compostaje o a los cubos de basura, especialmente en verano, puede ocurrir una fuerte contaminación del aire en el exterior.

El microcosmos en el hogar

A continuación se presenta una lista de los hábitats más comunes para los microorganismos en el medio ambiente vivo.

Mohos

  • En el sustrato de las plantas de interior
  • Cubos de basura
  • Alimentos
  • Aspiradora
  • Compartimiento del detergente
  • Bandeja de reemplazo de refrigerador
  • Componentes de edificios permanentemente húmedos

Hongos de levadura y bacterias

  • Lavavajillas y lavadora
  • Tanque de agua caliente
  • Cabezal de ducha
  • Sifones, desagües
  • Cubos de basura
  • Nevera, dentro y bandeja de intercambio
  • Componentes del edificio permanentemente húmedos
  • Filtros (por ejemplo, tratamiento de agua potable, instalaciones domésticas, sistemas de ventilación central/descentralizada)
  • Aspiradora de agua
  • Máquinas de café
  • Acuarios / Plantas acuáticas
  • Humidificador
  • Accesorios de limpieza e higiene (como paños y esponjas de limpieza, toallas, maquinillas de afeitar húmedas, cepillos de dientes, vasos de cepillo de dientes, jaboneras, escobilleros, cepillos de baño y recipientes)

(1) Bacterias y hongos en el compartimento de detergentes|Imagen: Impuls Naturell
(2) Comienzo de la vida en un cepillo, visible por la decoloración en las raíces | Imagen: AdobeStock, fotoscool
(3) Bacterias en una muestra de hisopo de agua residual de lavavajillas a 37ºC | Imagen: Impuls Naturell

Opciones de análisis

Las personas especialistas en mediciones de bioconstrucción utilizan los análisis del aire, de las superficies o de los materiales de los interiores para investigar los problemas microbiológicos en los espacios interiores. Dependiendo del problema y de la situación individual, se toman muestras que se examinan en un laboratorio microbiológico. Los resultados de esos análisis proporcionan información sobre las fuentes y, por lo tanto, útiles indicios de dónde se pueden aplicar sensatamente las medidas de reducción y eliminación en casos individuales.

Un lema saludable

Mi casa está lo suficientemente limpia para estar sana y lo suficientemente sucia para ser feliz.

Proverbio irlandés

Este proverbio irlandés ilustra lo que es la higiene en el hogar, es decir, en primer lugar un clima interior saludable y el cuidado y mantenimiento de las habitaciones y objetos utilizados en una relación equilibrada. Los microorganismos son parte de nuestro espacio vital. Sin embargo, si durante el mantenimiento se omiten áreas importantes, éstas se vuelven antihigiénicas y aumentan el riesgo de un incremento de microorganismos patógenos y bioaerosoles. Los bioaerosoles son todas las partículas de origen biológico transportadas por el aire, como hongos, bacterias, virus, ácaros o polen y sus componentes.

Se recomienda un nivel de motivación saludable y medidas de limpieza regulares y manuales. Regularmente en el sentido de la necesidad, por ejemplo, la intensidad de uso, la suciedad o su propia sensibilidad y de acuerdo con las recomendaciones de mantenimiento y cuidado de los fabricantes de, por ejemplo, equipos eléctricos o sistemas de filtrado. Manualmente en el sentido de limpiar las superficies a mano y a la fuerza, por ejemplo con una esponja/tela, agua y un uso económico y sensato de agentes de limpieza para el soporte (solución, posiblemente desinfección). El uso excesivo de agentes de limpieza y desinfección no aumenta de por sí el nivel de higiene. Más bien, existe el riesgo de que los ingredientes problemáticos puedan causar una considerable contaminación de las aguas residuales y del aire ambiente, por ejemplo, a través de fragancias y conservantes alergénicos, fosfatos, ácidos, formaldehído o disolventes. Haciendo demasiado en este punto, se tiende a lograr poco bien. Especialmente no se recomienda a las personas alérgicas el uso adicional de fragancias alergénicas en el hogar, por ejemplo, en aerosoles de aire ambiental, basura y aspiradoras. Si se producen olores a moho, se debe encontrar la causa y eliminarla con medidas de higiene adecuadas.

Consejos de higiene

Desafortunadamente, en este punto no se pueden dar recomendaciones de higiene completas. A continuación, la autora da consejos de higiene que se refieren a lugares o cosas que la experiencia ha demostrado que se descuidan o se pasan por alto. Dondequiera que se genere humedad, hay que asegurarse de que también se pueda ventilar. Esto se aplica en particular a las lavadoras y lavavajillas. Aquí, las puertas y los compartimentos deben estar siempre abiertos. Para una mayor durabilidad y también para reducir los microorganismos en las articulaciones permanentemente elásticas, se recomienda mantenerlas secas, es decir, limpiarlas en seco después de su uso. Los accesorios de limpieza (trapos, esponjas, fregonas) deben enjuagarse bien después de su uso y secarse. El arrastre de microorganismos puede evitarse utilizando paños diferentes para las distintas zonas (por ejemplo, por separado para las superficies del suelo, el baño y la cocina, el WC y el polvo).

También se recomienda el reemplazo frecuente de los utensilios. Si la tela huele mal, entonces ya es hora. Deje las lavadoras y lavavajillas abiertas después de lavarlas y límpielas regularmente a mano (tamices, filtros, compartimento de detergente). Desinfectar los accesorios de los cepillos de dientes regularmente con agua hirviendo. Cambiar los cepillos de dientes al menos 3-4 veces al año. Se debe prestar especial atención a la limpieza regular del inodoro. Para la desinfección regular de las superficies sólo deben utilizarse productos a base de vinagre o cítrico. Lavarse las manos regularmente es una medida de higiene simple e importante.

Autora: Jeanne Siepert (info@impuls-naturell.de), Asesoría y Experta de Medición IBN, vive en Potsdam (Alemania)

Este artículo fue presentada por Verband Baubiologie VB

(Permiso de traducción recibido)