fbpx

Zumbido constante

Las molestias causadas por el ruido de baja frecuencia en entornos residenciales, como el emitido por bombas de calor de aerotermia, han aumentado considerablemente en los últimos años. Todavía se conocen poco las causas exactas de este aumento de las molestias. Un proyecto de investigación de la Agencia Federal de Medio Ambiente en Alemania debería ahora arrojar luz sobre este asunto.

Cada vez más personas se enfrentan a las emisiones de ruido de baja frecuencia en su vulnerable entorno vital. Especialmente en zonas tranquilas, estos ruidos se perciben como molestos incluso a niveles muy bajos. Las personas afectadas se sienten molestas aunque los valores se encuentren dentro de la legalidad y a veces describen un deterioro de su estado de salud. Tales situaciones pueden dar lugar a conflictos vecinales duraderos y a una considerable reducción de la calidad de vida.

La contaminación acústica está causada, por un lado, por el aumento de la densidad de asentamientos y de tráfico y, por otro, por el uso de cada vez más aparatos que suelen utilizarse de forma descentralizada, como bombas de calor de aerotermia, sistemas de ventilación, pequeñas centrales eólicas, minicentrales térmicas en bloque o robots cortacésped. El aumento del nivel de ruido contrasta con una población que ha desarrollado una creciente sensibilidad a las influencias ambientales en los últimos años. La contaminación acústica, en particular, se percibe cada vez más.

Las personas oyen sonidos con tonos entre unos 20 hercios (Hz) y 20.000 Hz. Sólo percibimos los sonidos más bajos, por debajo de 20 Hz (los llamados infrasonidos), a un volumen mucho mayor que, por ejemplo, el canto o el habla. Al mismo tiempo, los seres humanos no pueden distinguir con precisión el sonido de diferentes sonidos de baja frecuencia, por lo que generalmente los perciben como «zumbidos» o vibraciones.

 

Típica zona residencial en la que se han instalado progresivamente fuentes de ruido de baja frecuencia, marcada con círculos grises. Las zonas coloreadas ilustran el ruido de baja frecuencia que puede convertirse en una molestia acústica.

Para evitar el zumbido de los equipos, hay que abordar el problema en una fase temprana, es decir, idealmente durante la fase de proyecto. En la Unión Europea, existe la obligación de etiquetar las emisiones de ruido de la mayoría de los equipos. De este modo, es posible compararlas entre sí antes de comprar. Además de elegir las unidades adecuadas, también hay que examinar críticamente la elección de la ubicación. El menor número posible de personas debe sentir molestias durante el funcionamiento.

El menor número posible de personas debe sentir molestias durante el funcionamiento. En el caso de equipos ya instalados, las autoridades locales pueden emitir órdenes de corrección en casos concretos, por ejemplo, en el caso de equipos que no se ajusten al estado de la técnica o en el caso de una instalación desfavorable. Sin embargo, desde el punto de vista técnico, el ruido de baja frecuencia sólo puede reducirse a posteriori de forma compleja y muy costosa, por ejemplo, trasladando la unidad a otro lugar o con complicadas envolventes para toda la unidad. Medidas como ventanas insonorizadas ayudan contra el ruido «normal», pero suelen ser inútiles contra los zumbidos de baja frecuencia.

La Agencia Federal de Medio Ambiente en Alemania está investigando actualmente el marco técnico y jurídico y otras opciones de actuación en el proyecto de investigación «Determinación y evaluación del ruido de baja frecuencia en las proximidades de los edificios residenciales». Los resultados provisionales del proyecto en curso se han recopilado en una guía: Una primera aproximación para concienciar sobre el creciente problema y apuntar soluciones al conflicto.

Guía práctica:

Descarga gratuita de la Agencia Federal de Medio Ambiente: «Ruido de baja frecuencia en zonas residenciales«.

Autor
Josef Frey es diseñador de interiores, especialista en bioconstrucción y empleado del IBN.

Artículo publicado originalmente en Baubiologie Magazin

Traducido al castellano por IEB /febrero 22