fbpx

Rehabilitación de una masía agrícola en vivienda

Resumen del Trabajo Fin de Máster en Bioconstrucción IEB de Valentina Li-Puma Sforazzini, alumna de la 21ª edición.


El objeto de este Trabajo Final de Máster es el diseño interior en bioconstrucción de una parte de una masía agrícola ubicada en el municipio de Premiá de Mar, en Barcelona. La finca ha sido adquirida de forma conjunta por tres familias, y dividida en tres unidades habitativas. El proyecto que se me ha encargado corresponde al diseño interior de una de las tres viviendas, y en estos momentos se encuentra en ejecución.

Realmente el diseño interior de una vivienda constituye solo los últimos centímetros de acabados; ¿la última piel de nuestra casa? Seguramente no: los acabados pueden jugar un papel mucho más importante en nuestra salud, no simplemente formal y estético. A partir de esta reflexión, decidí utilizar materiales que fueran aliados frente a la humedad, el frio y el calor, y a la vez fueran sanos:

  • Revestimientos de paredes de piedra con mortero de cal hidráulica natural
  • Revestimientos en mortero de arcilla
  • Trasdosados y tabiquería con paneles de fibra de yeso
  • Aislamientos de algodón reciclado
  • Pinturas de silicato puro
  • Pavimentos de barro cocido artesanal, cerámica, parquet de madera natural

La cal natural y el silicato, con sus cualidades de transpirabilidad, ayudan a contrarrestar el fenómeno de la humedad capilar en los muros existentes, trabajando conjuntamente al sistema de deshumidificación. Las soluciones empleadas en aislamiento de paredes mejoran la transmitancia hasta valores de 0,45-0,50 W/m²K y la humedad relativa y salubridad del ambiente interior, pudiendo prescindir de la barrera de vapor y limitando a valores aceptables su formación. El barro, material con grandes propiedades de difusión del calor, es un óptimo complemento al sistema de calefacción radiante; el calor desarrollado por la chimenea se conduce a través de canalizaciones a las habitaciones de la planta superior, integrando la producción de calor por aerotermia; la arcilla utilizada en el dormitorio principal absorbe y regula hasta un 40% de humedad ambiental. La madera utilizada no ha sido tratada con barnices ni pinturas.

Se ha realizado un control exhaustivo de todas las fichas técnicas de los materiales, para asegurar el contenido mínimo o nulo en emisiones de COV, y también se han realizado mediciones de radiación electromagnética de alta y baja frecuencia y gas radón, cuya presencia se ha solucionado con la colocación de una barrera en la solera de planta baja. Las instalaciones se han diseñado con la finalidad de eliminar/minimizar cualquier contaminación eléctrica, alejando los trazados de las líneas y creando áreas “limpias”; se ha realizado una nueva toma de tierra donde se han derivado todos los elementos metálicos de la construcción (armaduras de cimientos, estructura metálica de tabiquería interior, tuberías y conductos metálicos).

El diseño interior de la vivienda también está fuertemente ligado a la participación activa de la familia propietaria (que se ha involucrado con entusiasmo a cada fase del proyecto) en los aspectos propios de la psicología del hábitat. Destaca la necesidad básica de disponer de un hogar cálido y acogedor, con colores y texturas inspirados en la tierra, que apoyan y realzan el calor natural del fuego de la chimenea.

Como conclusión del presente trabajo me gustaría marcar la gran oportunidad de colaboración con otros/as profesionales, que me han brindado ayuda y soporte, haciendo posible la aplicación de los criterios de bioconstrucción a un proyecto que empezó de forma convencional y fue poco a poco transformándose. La larga duración del proceso me ha permitido investigar materiales y soluciones de forma exhaustiva. La grata sorpresa ha sido la interacción con la familia propietaria, que ha hecho que me cuestione constantemente mi labor profesional como diseñadora de “hogares” y no de  simples “máquinas de habitar”.