fbpx

Químicos, ondas y hongos en interiores

Químicos, ondas y hongos en interiores

 

Los avances tecnológicos nos facilitan la vida pero también se llevan parte de ella sin darnos cuenta. La omnipresencia de teléfonos móviles y las redes WiFi, los productos químicos del hogar y la aparición de hongos son factores que deberíamos tener en cuenta en los espacios que habitamos. Por ello, desde la bioconstrucción se trabaja desde hace años en el estudio científico de la medición en espacios cerrados. Unas herramientas que hoy en día nos pueden orientar sobre cómo mejorar nuestra salud y bienestar.

Se calcula que entre un 5 y un 10% de la población es electrosensible a las radiaciones electromagnéticas y entre los síntomas más frecuentes aparecen dolores de cabeza, insomnio, irritabilidad, depresión o mayor riesgo de cáncer, según reconoce la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Una continua exposición a las ondas que emite el router para las conexiones inalámbricas podría ser la responsable de fatiga y dolores en el cuerpo, así como debilidad en el sistema inmunológico. Un pequeño gesto como apagar el módem durante la noche podría mitigar estos efectos.

Así lo explicará Carles Labérnia, arquitecto técnico especializado en mediciones de biohabitabilidad y máster en patologías de la construcción, diagnosis y técnicas de rehabilitación del patrimonio arquitectónico por la Universidad politécnica de Barcelona, el próximo 12 de mayo en el webinar preparado por el Instituto Español de Baubiologie (IEB).

Además de los efectos negativos de determinadas ondas, el especialista nos mostrará muchos de los químicos que se encuentran en el hogar y que nos afectan de una manera u otra; así como los peligrosos mohos que aparecen por una inadecuada humedad en el ambiente.

No te pierdas el webinar gratuito sobre  “Condicionantes ambientales para la salud en espacios interiores”

Inscríbete gratuitamente