fbpx

Reducción de los costes de construcción con materiales de bioconstrucción

Reducción de los costes de construcción con materiales de bioconstrucción

 

En los últimos meses, los costes de construcción han aumentado considerablemente. En particular, el cambio climático, el coronavirus y ahora la guerra de Ucrania han provocado un sobrecalentamiento del mercado de la construcción, la interrupción de las cadenas de suministro, la especulación, el aumento de los precios de la energía y un desagradable panorama geopolítico. Durante décadas la biología del hábitat ha ofrecido y demandado soluciones para la construcción y rehabilitación de bajo coste. Este artículo es una declaración personal del autor, Michael Mark, especialista en construcción y asesor en bioconstrucción IBN.

 

En los últimos meses, el coste de muchos materiales de construcción ha aumentado considerablemente. En el caso del acero para la construcción, las subidas de precios van acompañadas de una escasez de oferta en el mercado. En Europa Central, un 30 % del acero que se necesitaba en tiempos de paz procedía de Ucrania, Bielorrusia y Rusia. Como consecuencia de la guerra, las cadenas de suministro se han visto alteradas, interrumpidas o han quebrado por completo. Una de las mayores acerías ucranianas para la producción de mallazo de acero para la construcción, situada en Mariupol, quedó destruida por los ataques rusos.

El acero producido en Europa Central también está experimentando fuertes subidas de precios; según la Federación Alemana de la Industria de la Construcción, los precios del acero para armadura de refuerzo han subido alrededor de un 60 % en un año. Esto es una causa directa del aumento de los costes energéticos y la consecuencia lógica del hecho de que la producción de acero es muy intensiva en energía. El importante aumento del coste de la energía se debe también, en parte, a la guerra y a la situación geopolítica, así como a las perspectivas poco alentadoras que el mercado teme ante la sospecha de paradas de suministro y/o embargos.

Acería de Mariupol

 

En aras de la transparencia, hay que añadir que en el sector de la energía fósil la especulación, la escasez forzada del mercado, los intereses políticos y los aspectos ecológicos (por ejemplo, la fiscalidad del CO2) también influyen en los precios.

Según mis observaciones y experiencias recientes con las construcciones de hormigón armado ofertadas, se han producido saltos de precios de hasta el 30 % en pocos meses.

Desde 2021, también hemos tenido que hacer frente a un fuerte aumento de los precios de la madera (ya tratado en otro artículo publicado en este blog). Las causas tampoco son unidimensionales, sino una mezcla de escasez-carencia, decisiones geopolíticas, demanda, pandemia de Coronavirus y desórdenes ecológicos. Las pequeñas empresas cercanas a la industria forestal regional están en ventaja hoy en día.

Otros materiales de construcción que consumen mucha energía, como los ladrillos y las tejas de arcilla cocida o tejados de placas de aluminio, también se están encareciendo. Los productos derivados del petróleo, como el gran grupo de materiales aislantes hechos de poliestireno, aumentarán su precio considerablemente. En la actualidad, se observan subidas de precios de entre el 10 y el 15 % en un corto periodo de tiempo.

Según la Oficina Estatal de Estadística de Baviera, los precios de los servicios de construcción aumentaron alrededor de un 20% en pocos meses.

Declaración desde la perspectiva de la bioconstrucción

Los problemas ecológicos, a menudo descritos globalmente con la palabra de moda «crisis climática», están muy relacionados con la quema de materias primas fósiles (petróleo, gas, carbón) para la generación de electricidad, la calefacción/refrigeración de edificios, para el transporte y para la producción de bienes.

Por ello, los materiales de construcción que se producen con un elevado aporte de energía son especialmente caros en la situación actual. Además del acero, que se utiliza sobre todo como refuerzo dentro del hormigón, el propio hormigón también se ve afectado, ya que el cemento que se necesita requiere de un elevado aporte de energía.

Casa Nautilus (Huesca) durante su proceso en biconstrucción

La bioconstrucción siempre ha recomendado el uso extensivo de materiales de construcción como el barro o los fabricados con materias primas renovables como madera, paja, cáñamo, lino, caña y muchos más. Estos requieren mucha menos energía primaria (también llamada «energía gris») para su producción. Por lo tanto, son mucho más inmunes a los aumentos del coste de la energía y ahora también son cada vez más interesantes en términos de precio. Los materiales de construcción locales o regionales no tienen que ser transportados cientos o incluso miles de kilómetros, lo que también ahorra mucha energía.

En el caso de los materiales aislantes renovables, los aumentos de precios en los últimos 12 meses han sido comparativamente inferiores a la media, entre el 6 y el 8 %.

Para su proceso de crecimiento (fotosíntesis), las plantas extraen el CO2 de la atmósfera y, por tanto, actúan como reservorios de carbono, especialmente cuando se utilizan para la construcción a largo plazo. El cultivo de plantas para la construcción puede contribuir a un giro agrícola en sentido positivo. Todo esto es sostenible.

Es bien sabido que los materiales naturales favorecen un clima interior equilibrado y agradable y tienen un mejor equilibrio ecológico general, es decir, son más fáciles de devolver al ciclo natural al final de su fase de uso (después de muchas décadas o incluso siglos) que sus homólogos sintéticos, por ejemplo. Esto es saludable para el hábitat y tiene sentido ecológico.

Así se cumple el enfoque holístico de la biología del hábitat: vida sana, sostenible, económica y social. En otras palabras, es bueno para las personas y la naturaleza.

La situación geopolítica actual, la crisis ecológica en curso y la creciente propagación de las llamadas enfermedades de la civilización nos muestran la importancia de una forma alternativa de negocio y construir. Sí, lo importante que es la biología del hábitat.

Existen alternativas a la gran dependencia de las fuentes de energía fósiles y sus (a veces dudosos) proveedores: un uso mucho más moderado de la energía en todos los aspectos, métodos de construcción y producción más eficientes desde el punto de vista energético, medios de transporte más ecológicos y, además, generación de electricidad y calor sobre una base renovable. Todo esto es posible si lo queremos. ¡La bioconstrucción quiere!

Autor

Michael Mark dirige la asesoría en bioconstrucción IBN en Eberndorf (Austria) y Schwanau (Alemania)

Fuente: https://baubiologie-magazin.de/baukosten-senken-mit-baubiologischen-materialien/

 

#bioconstruccion #materialesdeconstruccion #madera #paja #cáñamo #subidadeprecios